Cómo combatir los mosquitos

Se oye un zumbido. Agitas los brazos tratando de espantar al bicho. Crees haberlo conseguido. Entonces sientes la picadura. Ya es demasiado tarde. Otra vez los mosquitos te acribillan sin piedad. Para algunas personas esta escena resulta demasiado familiar. Hay que tomar medidas, pero ¿qué se puede hacer para combatir a estos molestos chupadores de sangre?

Toma nota, con estas 10 ideas te queremos ayudar a mantenerlos alejados de tu piel porque, aunque la mayoría de sus picaduras son inofensivas, algunos mosquitos pueden transmitir importantes enfermedades.

  1. Evitar el agua estancada. Los mosquitos necesitan agua para depositar sus huevos. Revisa que no haya objetos o lugares donde pueda quedar agua cerca de tu casa. Por ejemplo, recipientes, cubos o macetas vacías, charcos, estanques…
  2. Usar mosquiteras. Son una barrera física de gran eficacia para evitar las picaduras. Lo ideal es instalarlas en puertas y ventanas, pero si no es posible se pueden colocar rodeando (de techo a suelo) las camas y cunas. Lo más importante es que no quede ningún agujero por el que los mosquitos puedan pasar.
  3. Cambiar las bombillas. Los mosquitos se sienten atraídos por la luz de ciertas frecuencias, no por cualquiera. Las luces led, las lámparas de sodio o las bombillas de luz amarilla para insectos no les atraen. Por eso, es recomendable que pongas este tipo de luces cerca de puertas, ventanas o terrazas. Aunque si no te es posible cambiarlas, mejor tener la luz apagada o las ventanas y puertas cerradas.
  4. Encender el ventilador o el aire acondicionado. Casi cualquier brisa hace muy difícil volar a los mosquitos. Por eso, si tienes aire acondicionado, enciéndelo. Y si se trata de un ventilador úsalo también, incluso en exteriores como el jardín o la terraza. Lo ideal es mantener el flujo de aire dirigido hacia la mitad inferior del cuerpo, ya que los mosquitos vuelan muy cerca del suelo para evitar el viento.
  5. Reducir el tiempo al aire libre en las horas en las que hay más mosquitos. Es decir, entre el anochecer y el amanecer. Cuando el sol se pone o se levanta suele haber menos viento y esto anima a los mosquitos a salir a alimentarse.
  6. Cuidar la higiene corporal. Que algunas personas resultan más atractivas que otras para los mosquitos es de todos sabido. Lo que los científicos intentan determinar es qué nos diferencia y parece que algunos estudios ya han concluido que el sudor y los olores fuertes (como el olor de pies) les atraen especialmente. De ahí la importancia de mantener un cuidado especial de la higiene si no quieres ser parte del festín de los mosquitos.
  7. Evitar productos cosméticos demasiado perfumados. Aunque parezca contradictorio a los mosquitos también les atraen los aromas dulces y florales. Por eso, cuida la higiene pero sin utilizar todos los potingues a tu alcance para acicalarte.
  8. Los hábitos saludables pueden ayudarte. Tomar alcohol o comidas picantes o tener sobrepeso aumentan la tasa metabólica y te hacen exhalar más dióxido de carbono, un gas que ayuda a los mosquitos a localizar su alimento y que detectan a más de 50 metros de distancia. Realizar actividad física puede ayudarte a mantener un peso saludable, aunque el ejercicio también aumenta la exhalación de CO2 y, por tanto, la atracción de los mosquitos.
  9. Elegir bien la ropa. Lo mejor para evitar que te piquen los mosquitos es llevar camisetas de manga larga y pantalones que cubran toda la pierna, aunque este consejo es difícil de seguir cuando aprieta el calor. Si tienes que decantarte por algún color hazlo por los tonos más claros. A los mosquitos les encantan los colores oscuros como el negro o el rojo.
  10. Usar repelentes de mosquitos. A veces es imposible seguir todos los consejos anteriores para evitar picaduras de mosquitos, como cuando estamos de vacaciones o pasando un tiempo al aire libre o en casa de familiares o amigos. Por eso, no está de más que protejas tu piel con un repelente de mosquitos como Parakito, en gel o en pulsera recargable.