UA-55987327-15

¿Me aplico bien el protector solar?

¿Me aplico bien el protector solar?
11 julio, 2017 Hernán Díaz

Puede que nunca te hayas cuestionado si te aplicas correctamente el protector solar. Pero responde a esta pregunta: ¿te ha sobrado crema solar del verano pasado? Si la respuesta es sí, te confirmamos que no utilizas adecuadamente tu protector. Al menos no como recomiendan los expertos.

¿Qué tiene que ver que tengas medio bote de crema para el sol del año anterior esperando a utilizarse de nuevo esta temporada? Muy sencillo, si aplicaras la cantidad recomendada de protector solar en cada uso, un bote no debería durarte más de una semana o diez días. De hecho, se calcula que la mayoría de la gente solo aplica entre el 20 y el 60% de la cantidad de protector solar necesaria para alcanzar el factor de protección solar (SPF) real del producto.

Y esto no lo decimos nosotros, sino los científicos británicos, que consideran que no nos aplicamos la cantidad adecuada de protector solar porque no disponemos de una pauta sencilla que seguir para hacerlo. Por eso, propusieron en 2002 la conocida como “Teaspoon rule”, que para nosotros sería la “Regla de las cucharas de café” (en España somos más de café que de té).

9 cucharadas para proteger todo el cuerpo

¿En qué consiste este método para aplicar el protector solar? Es muy sencillo. Los autores del estudio calcularon que para cubrir el promedio de 1,73 m2 de cuerpo de una persona adulta se necesitan unos 35 ml de protector solar (partiendo de que se deben usar 2 mg por cm2 de piel para que el factor de protección solar corresponda realmente con el indicado en el producto).

Una vez que hicieron ese cálculo tomaron como referencia una cucharada de té (de café en nuestro caso) para crear una regla fácil y sencilla que permita estar seguro de aplicar la cantidad correcta de protector solar y estar bien protegido de las radiaciones ultravioletas. Así, hay que aplicarse la medida de una cucharada de café en la zona de la cabeza, rostro y cuello, sin olvidar las orejas, la nuca o la calva (en caso necesario). Dos cucharadas de protector solar a repartir entre el torso y la espalda. Una cucharada para cada uno de los brazos y las manos. Y, por último, dos cucharadas de protector solar en cada pierna, sin olvidar los empeines, una zona que casi nunca se proteje.

Regla Cucharadas CaféProtector Solar

Además, hay que tener en cuenta que, si se sigue expuesto al sol, el protector solar ha de volverse a aplicar transcurridas dos horas o después de cada baño o si hemos sudado o frotado el cuerpo con toallas al secarnos.

De esta manera, si se utiliza el protector solar en la cantidad y frecuencia recomendadas es fácil comprender por qué no puede sobrar crema para el próximo verano. Evita el riesgo de exposición no intencional a los rayos UV utilizando desde hoy mismo la “Regla de las cucharadas de café”.