Inverness, mucho más que un sistema de perforación de orejas

inverness perforacion orejas

La perforación del lóbulo de la oreja es una de las tendencias del momento y ya no tiene edad. ¿Sabías que entre el 50% y el 90% de la población tiene una o más perforaciones en su cuerpo en cualquiera de sus formas? Por eso, la perforación del lóbulo de la oreja es un servicio cada vez más demandado en la oficina de farmacia.

En PRIM siempre estamos a la vanguardia y por eso contamos con el sistema de perforación de orejas Inverness: seguro, suave e higiénico. Su sistema patentado garantiza una experiencia de perforación de oreja rápida, segura, suave e higiénica, en definitiva, una experiencia positiva.

Inverness es un instrumento de presión manual, fácil y cómodo de usar, estable y preciso. Gracias a que resulta prácticamente silencioso, niños y adultos no se sorprenden en el momento de la perforación.

inverness perforación oreja

Sus pendientes de perforación cuentan con palillos ultrafinos de puntas extremadamente afiladas que permiten un paso fácil y prácticamente indoloro a través del lóbulo de la oreja. Además, sus cierres patentados Safety Clutch™ protegen la afilada punta evitando posibles daños al usuario y crean un flujo de aire óptimo que mejora el proceso de cicatrización. Los pendientes se presentan en cassettes esterilizados y encapsulados por completo de forma individual para impedir su exposición antes de la perforación.

La pistola Inverness perfora el lóbulo, inserta el pendiente y coloca la tuerca en su lugar.

inverness pasos

Inverness es mucho más que un sistema de perforación de orejas, es una experiencia positiva en tres sencillos pasos: limpiar, marcar y perforar. Limpiar con la toallita impregnada en alcohol incluida junto al cassette de pendientes; marcar con el marcador antiséptico de uso tópico, no tóxico; y perforar con el sistema Inverness patentado silencioso y sin contacto.

inverness perforación orejas

Pautas para el cuidado de la perforación del lóbulo de la oreja con Inverness

  • El proceso de cicatrización en el lóbulo de la oreja suele durar entre 4 y 6 semanas aprox. Hasta que no finalice este tiempo no debe cambiar el pendiente por otro diferente.
  • Cuidar la perforación 3 veces al día (máximo), manteniendo la zona limpia y aireada.
  • No tocar el pendiente sin haberse limpiado las manos previamente: evitaremos contaminar la perforación.
  • Se recomienda no utilizar agua oxigenada ni alcohol para la cura.
  • Utilizar jabón neutro para la limpieza, preferiblemente con algún agente germicida.
  • Aclarar con agua tibia para evitar que queden restos de jabón.
  • Girar el pendiente en cada limpieza para garantizar que el canal se genera adecuadamente y evitar que se produzcan adherencias.
  • Mantener la superficie perforada seca y limpia, especialmente después de nadar o de hacer ejercicios físicos.
  • Mantener el cabello y prendas como bufandas lejos de la oreja para evitar dar tirones al pendiente que puedan causar desgarros.
  • Retirar restos de exudados de la herida con una gasa impregnada en suero fisiológico.

Después del periodo de cicatrización

  • Durante los 6 primeros meses, no quitarse el pendiente durante más de 24 horas. Así se evita que se cierre el agujero.
  • Se pueden limar las puntas de los ejes de los pendientes para que resulte más cómoda su colocación.
  • Aflojar los pendientes si están demasiado apretados y limpiarlos de manera habitual.
  • Podremos cambiar de forma segura el pendiente por otro cuando la cicatrización se haya completado. La nueva gama de pendientes biocompatibles Biojoux ofrece 24 modelos de pendientes biocompatibles.

Descubre en este vídeo cómo es el proceso de perforación de orejas con el sistema Inverness ⇓