UA-55987327-15
Roces – Ampollas
14 septiembre, 2017 Javier Naranjo
Rozaduras, heridas y ampollas

Rozaduras, heridas y ampollas

Definición

El termino de “roce”, se refiere a una irritación causada por la fricción repetida en una zona específica de la piel.

El termino de “ampolla”, se refiere a una lesión de la epidermis cutánea, con contenido líquido, como respuesta a una irritación de la piel. Llamamos ampolla cuando es mayor de 0,5 cm de diámetro y vesícula cuando es menor de 0,5 cm.

Clínica

Lesión transitoria de fácil solución.

Los roces y ampollas se pueden producir en cualquier época del año a consecuencia del calzado.

La dilatación del pie, por el calor junto a la sensibilidad de la piel, por la utilización del calzado cerrado durante el invierno con medias o calcetines y el cambio brusco de calzado en verano puede producir rozaduras, heridas, ampollas en lugares de fricción que resultan muy molestas y dolorosas.

La prevención es muy importante antes del cambio de calzado, en ciertas zonas del pie.

Síntomas

Cuando aparece un roce es conveniente desinfectar la zona y aplicar un apósito, así evitaremos que se pueda infectar, cambiando el calzado causante.

Cuando aparece una ampolla, que es una bolsa, que se sitúa en lugares, de roce y presión del calzado.
Se rellena de líquido carente de células hematicas (suero) de color amarillento, aunque en ocasiones se rompe algún capilar y se puede teñir de sangre.

Se da por el uso inadecuado del calzado, otras veces por ciertas alteraciones del pie, exostosis (crecimiento anormal del hueso), juanete o ciertas irregularidades óseas, precipitan el roce o la presión y se manifiestan las ampollas.

Son causa de dolor y en ocasiones puede llegar a ser incapacitante.

Tratamiento Ortésico

La actuación frente a una ampolla, no abrirla nunca y evitaremos una entrada de gérmenes que pueden complicar la evolución favorable de la lesión, desinfectar la zona y proteger con apósitos de silicona o silicona gel que actúan como una segunda piel, aportando la humedad necesaria para regularizar la lesión.

Si la ampolla ya está abierta, el tratamiento es similar al que se haría con una herida o roce, desinfección y aplicación de apósito de aislamiento que proteja la zona afectada.

 

Productos Relacionados